fbpx
was successfully added to your cart.

Carrito

Obesidad infantil, cómo evitarla.

Los países mediterráneos son los que tienen una mayor proporción de niños y niñas obesos en Europa, según un estudio de la Iniciativa Europea de Vigilancia de la Obesidad Infantil de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI.

Muchas veces a los padres nos cuesta identificar y asumir el problema. Pensamos que es algo temporal, que cuando crezca se pasará, que el niño/a está bien. Y nada más lejos de la realidad, porque, según los expertos, el mayor riesgo de que un niño tenga sobrepeso, es que aumenta la probabilidad de sufrir obesidad cuando sea adulto, diabetes, enfermedades cardiovasculares y de las articulaciones, cáncer y problemas de salud mental

Por ello, es muy importante controlar su dieta y su actividad física desde bien pequeñitos, aportando las calorías necesarias para su desarrollo, pero cuidando su alimentación, con una dieta saludable.

En España, alrededor de un 40% de los pequeños tienen sobrepeso u obesidad, una cifra que solo supera Chipre. Entre ellos, un 19% de los niños –casi uno de cada cinco– y un 17% de las niñas sufren obesidad.

CÓMO PREVENIR LA OBESIDAD INFANTIL

#1 Empecemos el día con un desayuno equilibrado

Nada más sano que unas tostadas de pan con aceite o tomate, algo de fruta o zumo y una bebida láctea. Hay que evitar a toda costa las galletas y bollería industrial con azúcares blancos, harina refinada y grasas saturadas como base de sus ingredientes.

Además, si desde pequeñitos les enseñamos a comer de forma variada, pronto se acostumbrarán a todos los sabores de la comida real y evitaremos los potitos y papillas industriales.

#2 Controla las cantidades de azúcares

La Organización Mundial de la Salud (OMS) revela que la cantidad de calorías diarias recomendada no debe ser mayor del diez por ciento, ni menor del cinco por ciento.

El problema es la cantidad de azúcares ocultos en los ingredientes ya que utilizan sobrenombres como: concentrado de zumo de fruta, miel, lactosa, glucosa, jarabe de maíz de alta fructosa, sacarosa, dextrosa, jugo de caña, malta, melazas, etil maltol y maltodextrina.

 

 

#3 Llévate a los niños a la compra

Enséñales los ingredientes a evitar, por ejemplo, el aceite de palma. Si te pones a mirar ingredientes de cualquier producto en un supermercado, es bastante difícil encontrar alimentos que no lo contengan.

Puedes jugar con ellos a ver si te traen 3 artículos libres de aceite de palma, de glutamato, u otros ingredientes perjudiciales para la salud. Explícales que afectan negativamente a nuestro organismo y que es importante no consumirlos en la medida de lo posible.

Hazles saber que los alimentos procesados llevan todos esos ingredientes, frente a los productos frescos o procesados saludables. Cuanto antes sean conscientes, mejor.

 

#4 Potencia la actividad física

Los padres debemos dar ejemplo de que hacer ejercicio, practicar deporte, nos ayuda a cuidar nuestro cuerpo y llevar una vida más saludable. No sólo es divertido, además se aprenden valores, haces amigos y previene de muchas enfermedades.

No hay porqué obligarles, pero sí debemos incidir en todos los beneficios de realizar alguna actividad física. Es importante buscar aquel deporte que les divierta más, o que se les dé mejor, porque, además de todas las ventajas que hemos comentado, mejorará su autoestima, tan importante para un niño.

#5 Evita las pantallas en exceso y promueve un buen descanso

Cada vez los niños hacen mayor uso de las nuevas tecnologías, estar sentado frente a la televisión, tablet o vídeo consola, además de afectar a su sistema nervioso y a su vista, también promueve el sobrepeso y la obesidad.

Según algunos estudios, los niños pasan una media de dos horas y media al día viendo la televisión, jugando al ordenador o a otros dispositivos móviles. Para mantenerse físicamente activos, al menos durante la hora diaria recomendada, conviene que dediquen ese tiempo a salir a caminar, a correr, a nadar o a montar en bici.

Si a además, sus horas de descanso por la noche son al menos 10, nuestro hijo será un niño sano y con vitalidad, y estaremos minimizando el riesgo de que de adulto sufra diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc.

CONCLUSIONES

Además de las medidas comentadas en el punto anterior, desde la administración es necesario que se tomen medidas para educar a la ciudadanía en conjunto hacia una alimentación más saludable.

El estudio de la OMS  ha detectado que la situación está mejorando en algunos países mediterráneos, entre ellos España. El descenso de la prevalencia podría deberse a “la reducción del márketing de alimentos a los niños, programas para mejorar la actividad física, estrategias de reformulación para limitar el azúcar, impuestos a los alimentos poco saludables, mejores servicios por parte de los sistemas sanitarios e iniciativas para mejorar la educación en salud” según el experto Joao Breda, director de la Oficina Europea de Prevención y Control de las Enfermedades No Transmisibles de la OMS en Moscú (Rusia).

Es verdad que cada vez hay más familias preocupadas por llevar una vida saludable y sostenible en todos los aspectos. Es lo que nos anima a Supermercado Saludable a seguir buscando, probando y seleccionando alimentos 100% ecológicos, sin gluten y con ingredientes naturales.

 

10% de descuento en tu próxima compra

Déjanos tu email y recibirás un 10% de descuento en tu próxima compra.

Consentimiento

You have Successfully Subscribed!