was successfully added to your cart.
anacardos, merey

Orígenes, beneficios y cómo incluir los anacardos en tu dieta

Sin duda podemos otorgarles a los anacardos el título de príncipe de los frutos secos, por la gran cantidad de fantásticas propiedades que aporta a nuestro organismo. En este post te desvelaremos su origen, diversas maneras de incorporarlo a tus comidas y especialmente sus beneficios.

Este fruto seco es originario del sur de Venezuela y Norte de Brasil, se produce en una cáscara dura por fuera y carnosa por dentro, con forma de riñón que puede también comerse.

Y es dentro de esta de esta cáscara donde se encuentra el anarcado, merey, cajú, nuez de la india, caguil como también se conoce a este fruto. Y si, solo es un anacardo por fruta, de allí su valor tan elevado.

Muchas veces menospreciado por las nueces o las almendras, que gozan de una percepción más saludable, el anacardo es sin duda el rey de las grasas sanas.

No sólo tiene menos grasas que los frutos secos antes mencionados, sino que dobla el valor de ácidos grasos monoinsaturados que son geniales para mejorar el funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular. Además, pueden reducir los niveles altos de triglicéridos.

Es muy rico en cobre y magnesio, por lo que contribuye al buen estado de nuestros huesos, además favorece la salud de nuestra piel y cabello, ya que el cobre contribuye a la producción de colágeno en nuestro organismo.

Y lo más importante nos protege de los radicales libres, su alto nivel de cobre, hierro, magnesio, zinc y fósforo mejora el trabajo de nuestro sistema inmunitario y la memoria.

Su consumo habitual reduce las posibilidades de desarrollar cálculos biliares y el cáncer de colón, al ser fuente de proantocianidinas, un flavonoide que elimina las células anormales del organismo

 ANACARDOS, DORMIRZZZ 

Si tienes problemas para dormir, a lo mejor debas considerar comerte un puñado de anacardos antes de irte a la cama, porque está cargado de triptófano.

Un aminoácido junto con la serotonina, son los encargados de transmitir la sensación de bienestar. Resultan muy importantes para regular nuestro apetito, controlar la ansiedad o simplemente tener un mayor control de nuestro reloj interno.

anacardos, dieta¿Cómo los incorporo en mi dieta?

La forma más común de comerlos es como aperitivo, ya sea crudo o tostado.

Pero también se pueden añadir en ensaladas, salteados de verduras, como base para salsas, e incluso suele usarse para la fabricación de quesos de origen vegetal.

Así que ya no tienes excusa para no comerlo, la próxima vez que prepares un arroz o cuscús no lo pienses y échale unos pocos anacardos, no sólo aportará sabor si no que enriquecerá tus preparaciones.

A mi particularmente me gusta combinarlo con jengibre y leche de coco, que está muy rico, pero todo es cuestión de ponerse a probar.

Aceite de sésamo, pimienta, guindilla, soja, en fin hay un mundo de posibilidades por descubrir.

Si quieres ponerte manos a la obra, también puedes preparar  mantequilla de anacardos, no sabía que existía hasta que me he puesto a hablar de este fantástico fruto seco y la verdad muero de ganas por hacerla.

Os dejo el enlace de la receta, es muy fácil de hacer.

  anacardos      http://bit.ly/2mantequillaanacardos

 

Espero te haya gustado el post, nos vemos en el siguiente 🙂