was successfully added to your cart.

CONSUMIR AVENA EN EL DESAYUNO

By 30 noviembre, 2017Alimentacion Sana

La avena, un alimento saludable

La avena es uno de los alimentos más saludables, siendo aún mejor si lo tomas durante el desayuno. Al ser este la comida más importante, hay que asegurarse de que nos proporcione toda la energía que necesitaremos a lo largo del día para mantenernos activos y a pleno rendimiento. Además, sabe muy bien y tiene muchos beneficios para la salud por lo que es totalmente recomendable.

La avena y sus propiedades

La avena es rica en nutrientes, contiene muchas proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales, grasas saludables y oligoelementos. Todas estas cualidades de los granos de avena hacen que consumirlo te llene de energía, sin causar la sensación de cansancio que causan las bajadas de glucosa que pueden causar otros alimentos.

El grano de la avena aporta una gran cantidad de vitaminas y minerales. Entre las vitaminas más destacables tenemos la A, B, E, D, K y B6. En cuanto a sus minerales cuenta como una gran fuente de calcio, que evita la osteoporosis, tiamina, cinc, que es fundamental para las funciones de la insulina y hierro, que ayuda en el transporte del oxígeno a los distintos tejidos del cuerpo.

Una de sus propiedades más importantes es la enorme cantidad de proteínas que tiene, llegando a ser el cereal que mayor porcentaje posee, un 25%, siendo equiparable a la carne, los huevos, etc. De esta forma ayudamos al desarrollo de los músculos.

Además, la avena es rica en aminoácidos esenciales como la isoleucina, lisina, fenilalanina, metionina y leucina. Los aminoácidos se deshacen del colesterol y ayudan al hígado en la depuración de los compuestos pesados.

Para acabar, es el cereal con más fibra, siendo beneficiosa para el correcto tránsito intestinal y a su vez para la eliminación de colesterol.

Beneficios para el organismo

Regula el sistema digestivo gracias a la enorme cantidad de fibra que aporta, la avena participa en la digestión de los alimentos de manera beneficiosa, regulando el sistema digestivo y evitando el estreñimiento.

Reduce el colesterol, al tomar como práctica habitual el consumo de avena, se reducen los niveles de colesterol y triglicéridos de la sangre. También limpia las paredes de las arterias e impide que todo el colesterol malo pase al intestino, lo que hace que el cuerpo se proteja de los infartos y de otros problemas del corazón.

Controla los niveles de azúcar, reduciendo la absorción de glucosa en el intestino y en la sangre. Esto es muy útil para los diabéticos ya que necesitan llevar un control exhaustivo de sus niveles de azúcar, siendo recomendable para ellos tomarla en el desayuno.

Regenera los tejidos, como los granos de avena tienen un alto contenido en proteína, es un alimento que permite el desarrollo y la creación de tejidos en el cuerpo.

Previene el cáncer, al ser un grano vegetal, tiene unos elementos fotoquímicos que se relacionan con la prevención del cáncer, en especial con el de mama. Actualmente se sigue investigando los efectos de la avena en distintos tipos de cáncer.

Aporta una sensación de estar lleno, la avena tiene carbohidratos de absorción lenta, haciendo que te sientas saciado durante mucho más tiempo.

Es un gran aporte de calcio, que sirve para evitar la desmineralización de los huesos.

Limpia la piel, absorbiendo la suciedad y los malos residuos que se acumulan en los poros de la piel, aportando una mayor higiene, nivelando el PH sin generar daño a la piel y ayudando a mantenerla hidratada.

Ayuda a perder peso, Un tazón de avena con leche solo tiene 130 calorías, con las que te sentirás totalmente saciado. Tomándola todos los días para desayunar ayuda a controlar el peso y a bajarlo de manera constante.